martes, 20 de noviembre de 2007

UNA JORNADA POR MI HUERTA JARDÍN

LA HUERTA DE DESTRIPATERRONES


La huerta deL Destri no es tan solo una huerta;
no es un trozo de campo cultivado por él;
no es la tierra dormida que su mano despierta;
en su alma campesina convertida en vergel.

Porque dicen las gentes que El Destri, de mozo,
acotó este pedazo de un páramo desierto
y haciendo del trabajo su deleite y su gozo
con tesón y paciencia lo convirtió en un huerto.

Los árboles aquellos que El Destri pusiera
sobre una tierra estéril en el páramo aquel
forman el blanco manto que, en cada Primavera,
da excelente motivo a un experto pincel.

Ya no son las varitas clavadas en el suelo
sin ramas y sin hojas, sin frutos y sin flor,
ahora es un paraíso, cual bajado del Cielo
en el que El Destri puso todo su amor.
*******


Desde muy niño siempre he ambicionado y deseado tener, vivir y gozar de una casa de piedra construida por mí mismo, al menos dirigida y diseñada a mi gusto. Cuando tenía catorce años y pasaba los veranos en la pequeña finca de Jaén, dedicaba unas horas cada día a reunir piedras y trasladarlas cerca de la desvencijada casa que ya había, con la intención y el propósito de en un futuro construir una casa grande y en condiciones de cobijar a toda nuestra familia con comodidad, hasta una piscina tenía la ilusión de construir con mis propias manos y esfuerzo, con el tiempo y mucho trabajo pensaba que lo conseguiría. Dos años después mi padre vendió la finca y yo al enterarme, muy enfadado le pregunte: ¿Y “mi piedra” , también la has vendido?
A lo que él me respondió: La piedra sigue en el mismo lugar, puedes ir a sacarla y te la llevas a donde quieras. Me sentí muy defraudado y apenado.
Treinta años después visité el lugar y hablando con su actual propietario, el que compró aquel pedazo de tierra donde estaban “mis piedras”, le pregunte por ellas y señalándome con la mano hacia un hermoso estanque me dijo que fue construido con ellas. Me sentí aliviado al ver que para algo bueno sirvieron mis fatigosos esfuerzos.

El sueño y anhelo de toda mi vida al fin lo he logrado casi al final de mis días.

10 comentarios:

sandra dijo...

Hola Destripaterrones!
Me emocionó mucho tu historia de las piedras, y me alegra mucho que hayas logrado tu sueño.

Te encontré buscando información en la web sobre huertas, porque empecé a hacer una, sin tener mucha idea, pero con el fin de enseñarle a mi pequeña ciertos valores: cuidar y proteger las plantas, ser responsable de sus plantas, y espero, disfrutar del fruto de nuestro trabajo con una rica ensalada.

¡eso sí, todo muy natural, nada de químicos!

Te mando muchos cariños desde Uruguay, y espero que estés bien y disfrutando de tu huerta y tus sueños cumplidos.

Sandra

GANDHI dijo...

he conocido tu blog por casaluidad y eres un veterano con espiritu de un chaval (de los de antes),me quiero comprar una casa en extremadura y mi sueño es tener un huerto,vivo en madrid,tengo la suerte de tener una terraza grande y aparte de bonsais planto tomates,pimientos etc,me podrias aconsejar como preparar la tierra para el huerto?muchas gracias y pura vida.

LUIS dijo...

Hola Destripaterrones:
He visto tu blog buscando ideas para construir un emparrado en un pequeño patio.
Una bonita historia la de las piedras. Al final, por suerte, tuvo un final feliz.
La verdad, que no encuentro nada que me oriente sobre el tema del emparrado ( fotos, dibujos...)
Un saludo
Luis

DESTRIPATERRONES dijo...

Hola Luis: es muy sencillo colocando alambres fuertes cruzados en las paredes del patio a la altura que desees, sobre ellos vas conduciendo la parra.
Saludos

Lore dijo...

Hola Destri, me llamo Loreto, encontre tu blog buscando como congelar calabacines ya que tengo una huerta urbana, me ha encantado tu historia de las piedras y tus cuadros. Decirte que yo tambien sueño con una casita de piedra con su jardin y su huerto, un saludo.

Félix dijo...

Hola, Jesús. ¿Qué tal después de ... yo qué sé cuántos años? Soy Félix de Mogón el que quiso irse contigo a Madrid al ejercito de aviación pero que finalmente eligió el camino de Maestro.¿Recuerdas los baños en el Peñón del Moro? A ver si logro contactar contigo. Un abrazo. Félix

†ℓŭnαя_ρяιn¢эšš月姫ℓŭαя_αқэmї† dijo...

Pues es una bella Historia lo de las piedras...... con esfuerzo todo se puede lograr... y al final de la recompensa seremos dignos de disfrutar y alcanzar.
Con mucho Cariño, Luar.

María Del Carmen dijo...

Llego un poco tarde, pero para mi el relato es nuevo. Y precioso. Abrazo.

El barbero y Dios dijo...

Estimado Amigo.

Es un placer leer estos pequeños pero bien estructurados párrafos, donde el lector aprende sin duda una gran cantidad de enseñanzas. Tus piedras son como esas notas que nos dan los músicos y poetas, están para ser algo que hubiéramos soñado pero que solo entenderemos cuando al final podamos comprender para que fueron puestas en ese lugar.

PEDROHUELVA dijo...

felicidades por este entrañable bog, que vicheando encontre.